Mises Wire

Facebook icon
LinkedIn icon
Twitter icon
A
A
Home | Wire | Una visión cristiana de los sindicatos

Una visión cristiana de los sindicatos

  • 5279693324_48be71e206_b.jpg
0 Views

Tags Libre MercadoEconomía de EEUU

05/01/2018

Dentro de ciertos segmentos de la comunidad cristiana, principalmente la tradición cristiana reformada importada de los Países Bajos, existe un apoyo considerable para la creación de sindicatos cristianos como una alternativa a los sindicatos seculares de hoy. Fuera de los círculos de la Reforma Cristiana, casi no hay discusión de este programa dentro de las iglesias. Una o dos denominaciones, especialmente los Adventistas del Séptimo Día, desalientan a los miembros de pertenecer a los sindicatos. En general, el tema sindical no es discutido por las iglesias con ningún carácter oficial.

Los sindicatos no son la parte principal de la fuerza de trabajo estadounidense total, contrariamente a la opinión popular. Son importantes en las grandes industrias, como automotriz, acero y entretenimiento, pero solo alrededor del 25% de la fuerza de trabajo estadounidense pertenece a algún sindicato, y muchas de estas son organizaciones débiles, bastante insignificantes. Como espero demostrar, es casi imposible para el sindicalismo controlar más de la mitad de la fuerza de trabajo de una nación en un país democrático, y allí donde los sindicatos controlan más que esto, la movilidad laboral se reducirá marcadamente.

¿Los sindicatos aumentan los salarios? (¿De quién? ¿Cómo?)

Sin dudas lo hacen. ¿Los monopolios en el sector empresarial elevan los precios? Sin dudas lo hacen. Los sindicatos suben los salarios exactamente de la misma manera que un monopolio empresarial sube los precios: restringiendo artificialmente el suministro de un recurso en particular. A largo plazo, con raras excepciones, ningún monopolista puede mantener los precios elevados de esta manera aparte de la interferencia directa del gobierno en el mercado. Si el gobierno excluye a los competidores, entonces es posible que los monopolistas mantengan los precios por encima de lo que hubieran sido en un mercado libre durante años o incluso décadas. En el caso de los diamantes, el oligopolio DeBeers ha mantenido los precios del diamante a lo largo del siglo XX, pero se necesita la complicidad del gobierno sudafricano para mantener este monopolio (o al menos haberse formado tal colusión originalmente).

La economía de los precios de monopolio es la base de todo el sindicalismo moderno. Los partidarios de los sindicatos no entienden esto o, de lo contrario, se lo rechaza por irrelevante. Va a pasar días de investigar en vano tratando de encontrar un partidario de los sindicatos que sea también partidario de los monopolios empresariales, sin embargo, la economía de cada uno es idéntica. El sindicato logra salarios más altos para sus miembros al excluir a los no miembros del acceso a la competencia por los empleos disponibles. En otras palabras, aquellos que están excluidos deben buscar empleo en ocupaciones que consideran de segunda categoría. Ellos llevan la carga principal en el mercado; ellos son los que pagan el precio más alto por los salarios más altos que los de mercado, que disfrutan los afiliados al sindicato.

¿Cómo pueden los sindicatos excluir a personas externas del proceso de licitación? Hay muchas maneras, todas utilizadas efectivamente por los sindicatos a lo largo de las décadas. Primero, hay fuerza bruta. Golpean a sus competidores. Lanzan bombas de pintura (bolsas de papel llenas de pintura) en las casas de sus competidores. Amenazan a los hijos de sus competidores. Sus hijos excluyen a los hijos de los competidores de las actividades sociales en la escuela, es decir escuela pública (gubernamental). Gritan "carnero" desde sus filas de piquetes a los rompehuelgas. (¿No es extraño que quienes defienden los sindicatos no gritan nunca "carnero" a los vendedores de Ford que desafían el llamado monopolio de General Motors?)

En segundo lugar, los sindicalistas más efectivos han podido convencer a los legisladores de promulgar leyes que excluyan a los trabajadores no sindicalizados cuando el 50% más uno de los trabajadores vote para elegir un sindicato particular como único agente de negociación en una planta, industria o profesión. Las asociaciones profesionales primero obtuvieron la aprobación del estatal de esa legislación, especialmente abogados, médicos y dentistas. Luego, en 1935, fue aprobada la Ley Wagner a nivel nacional. Estableció la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB, por sus siglas en inglés), una agencia federal burocrática consistente en favorecer a los sindicatos. En lo que respecta a los sindicatos favorecidos, el 75% de todos los trabajadores son potenciales "carneros", y la NLRB mantiene a la mayoría de ellos en sus empleos de segunda mano.

Hay un tercer medio menos evidente de asegurar los precios del monopolio sindical. Esta es la legislación de salario mínimo. Esta legislación siempre es apoyada por los sindicalistas, cuyos miembros siempre ganan salarios más altos que el salario mínimo estipulado. Esta legislación vela por que las regiones que tienen sindicatos menos desarrollados, como el sur, de hecho, principalmente el sur, no puedan atraer tan fácilmente a la industria desde el noreste más fuertemente sindicalizado. El salario mínimo fue el principal medio de guerra de los sindicatos contra los trabajadores no sindicalizados después de la Segunda Guerra Mundial hasta hace muy poco. Todavía puede ser el arma principal. El principal perdedor es, por supuesto, el adolescente negro de la ciudad, que no puede ingresar al sindicato del norte, o migrar fácilmente al sur, u ofrecer servicios a los empleadores que valen el salario mínimo.

Los empleadores pagan salarios más altos que los de mercado cuando su fuerza laboral está sindicalizada. Por supuesto, los empleadores ajenos a la dominación sindical pagan sueldos más bajos, ya que no están obligados por las fuerzas del mercado competitivo a despedir a mano de obra de las empresas sindicalizadas. Como el 75% o más de todos los trabajadores no están sindicalizados, no pueden obtener acceso legal a los mercados laborales donde trabaja el 25% de los trabajadores. Tienen que trabajar en otro lado. Por lo tanto, se les concede a los empleadores con personal no sindicalizado un subsidio del gobierno: trabajadores a menor precio.

¿Cuándo fue la última vez que escuchó que un partidario de los sindicatos argumentó que la razón por la cual los sindicatos son maravillosos es porque otorgan un subsidio a los empleadores que emplean al 75% de la fuerza de trabajo estadounidense? Sin embargo, este es precisamente el efecto económico del sindicalismo obligatorio impuesto por el gobierno.

La ley de la competencia de mercado

"Los compradores compiten contra otros compradores. Los vendedores compiten contra otros vendedores". No es un concepto tan difícil, ¿verdad? Aparentemente, es un concepto extremadamente difícil en economía, si vamos a juzgar por los argumentos que la gente usa a favor de una mayor intervención del gobierno en el mercado libre.

Los compradores de servicios laborales compiten contra otros compradores y posibles compradores de servicios laborales similares (sustituibles). Esto significa que los empleadores compiten constantemente contra otros empleadores en los mercados laborales. Se ven obligados a aumentar el precio de la mano de obra hasta el punto en que ya no pueden permitirse el lujo de contratar más trabajadores, o, en el caso del mejor postor, hasta que toda la competencia haya abandonado el campo. Esta es la explicación del curioso fenómeno de que los sindicatos subsidien a las industrias no sindicalizadas que compran de este modo el servicio laboral de aquellos trabajadores excluidos por ley que compiten por empleos en industrias sindicalizadas. Los compradores de mano de obra en industrias sindicalizadas se han visto obligados por ley a abandonar la "subasta laboral" en la cual el 75% de los trabajadores estadounidenses ofrecen sus servicios al mejor postor.

Por otro lado, los vendedores compiten contra los vendedores. Esto significa que los trabajadores perjudicados por el sindicalismo son aquellos excluidos de la membresía sindical. Se les niega el derecho a competir por puestos de trabajo en ciertos segmentos de la economía. Se les ha negado su derecho a presentar ofertas, al igual se les ha negado su derecho a presentar ofertas a los empleadores en los mercados sindicalizados.

La visión bíblica del trabajo

La visión bíblica del hombre está orientada al trabajo. Afirma que el hombre está hecho a imagen y semejanza de Dios (Génesis 1:26). Afirma que el hombre fue colocado en la tierra para someterlo a la gloria de Dios (Génesis 1:28; 9: 1-7). El hombre debe definirse a sí mismo en términos de su trabajo teocéntrico. Indiscutiblemente, la afiliación sindical obligatoria niega a dos grupos el derecho a cumplir este mandato cultural: los compradores de servicios laborales cuyas empresas están sindicalizadas y los vendedores de servicios laborales que no pueden ser admitidos en los sindicatos. Los miembros del sindicato o el gobierno civil han aplicado una coacción que elimina su derecho a presentar ofertas.

Cuando la frase "derecho al trabajo" se acuñó a principios de la década de 1940, las fuerzas anti-sindicalistas obtuvieron un arma efectiva. Sin embargo, en términos de economía bíblica, es un concepto ilegítimo. No hay derecho de cada hombre trabajar. Trabajar es su deber. Su legítimo derecho es el de competir por el trabajo que desea, o a competir por los servicios laborales que desea adquirir. Es cierto que un "derecho a competir" carece del mismo atractivo político. El "derecho a presentar ofertas" suena aún menos efectivo. Sin embargo, es este derecho el que debemos defender como hombres libres. Nadie tiene derecho a mi trabajo, incluyéndome a mí. Cualquiera debe tener derecho a competir por mi trabajo, incluyéndome a mí, y tengo el derecho de competir por el del otro.

Huelgas

La huelga es absolutamente inmoral, dada la ley moderna. El huelguista argumenta que tiene derecho a no trabajar, pero su empleador no tiene derecho a contratar a alguien para que lo reemplace. El sindicalismo obligatorio moderno se basa en la premisa totalmente inmoral de que el trabajador es dueño de su trabajo (puede excluir a otros del puesto) aunque se niegue a trabajar para su empleador. Para agregar insulto a esa inmoralidad, la mayoría de los sindicalistas también quieren cupones de alimentos del gobierno, beneficios de desempleo (libres de impuestos) y otras formas de beneficios financiados por los contribuyentes mientras están en huelga. Se supone que el consumidor debe financiar su propio funeral y la coerción de la ley civil aumenta aún más.

Obviamente, nadie dentro del sindicato podría obtener salarios de monopolio si todos estuvieran en el sindicato que quisieran competir por los empleos disponibles. El sindicato se volvería económicamente superfluo. Solo gracias a las barreras artificiales establecidas contra otros trabajadores, los miembros del sindicato obtienen sus ganancias de monopolio. Esta es la razón por la cual, económicamente hablando, el movimiento sindical en su forma actual y coercitiva nunca será más que un movimiento minoritario. El sindicato necesita la mayoría de los trabajadores fuera del movimiento sindical. Dado que la membresía sindical tiene que tener víctimas entre la clase trabajadora para cosechar sus ganancias monopólicas.

Uniones voluntarias

Una vez que el contrato de un hombre ha expirado, él debería tener el derecho de abandonar el trabajo si así lo desea. Él no debería tener el derecho de impedir que su empleador contrate un reemplazo. Del mismo modo, cualquier empleador debe tener el derecho de despedir a un trabajador, una vez que el contrato haya expirado. Pero no debería tener el derecho de excluir a ese trabajador de competir en otros mercados laborales. Los sindicatos interfieren con estos derechos. Prohíben a los hombres resolver su salvación con temor y temblor. Niegan el derecho de los demás a cumplir el mandato cultural (Génesis 1:28; 9: 1-7) ante Dios y ante los hombres.

El sindicalismo voluntario es legítimo, siempre que el gobierno civil no haga más que hacer cumplir los contratos acordados por los empleadores y los trabajadores. Un sindicato puede ayudar a difundir información sobre la disponibilidad en otros lugares de mejores salarios o mejores empleos, lo que ayuda a sus miembros a estar atentos al verdadero valor de los servicios que ofrecen para la venta. Los sindicatos pueden ser sociedades de autoayuda. Pero cuando son obligatorios, bajo la ley civil coercitiva, son inmorales y deben ser reconocidos como tales por los cristianos ortodoxos.

Note: The views expressed on Mises.org are not necessarily those of the Mises Institute.
Image source:
flickr
When commenting, please post a concise, civil, and informative comment. Full comment policy here

Add Comment

Shield icon wire